La ministra de Salud, Judit Díaz Bazán, junto a las autoridades del Hospital Enrique Vera Barros, realizaron una conferencia de prensa este domingo para informar sobre el estado de salud de los  pacientes ingresados de la escuela de cadetes. 

En este sentido remarcaron que todo se encuentra documentado y puesto a disposición de la justicia para determinar las responsabilidades de los que ocasionaron las lesiones trágicas. 

En tanto 7 pacientes continúan internados y serán dados de alta en los próximos días.

De la conferencia participaron la ministra de Salud junto al director del Hospital Enrique Vera barros, Dr. Sebastian Parisi, la sub directora, Dra SilvinaOcampo, la Directora de Gestión  Integral, Dra María Elena Dávila, y el Jefe de Clínica Médica, Dr Emilio Cobresí.

Díaz Bazán informó que son 7 cadetes internados en Clínica Médica de los cuales dos serán dados de alta hoy. En tanto los demás continúan con laboratorios hasta normalizar su organismo, pero se espera que puedan ser dados de alta en los próximos días. 

Mencionó que en la tarde de ayer sábado, ingresó otro pacientes de la escuela de cadetes con los mismos síntomas pero tardíos, quedando en observación en guardia central, llevando tranquilidad ya que están fuera de gravedad todos los pacientes.

“Es importante la oportunidad para remarcar que hay una combinación que es mortal, el esfuerzo físico exagerado y temperaturas elevadas es igual a muerte, esto creo que tiene que quedar en claro porque el cuadro clínico es golpe de calor con sobre esfuerzo muscular, y esto si no se atiende inmediatamente lleva una alta tasa de mortalidad”, remarcó Díaz Bazán. 

“Esto lo hemos visto con las características del paciente que ingresó crítico -dijo en referencia a Garay-, con hipertermia y una temperatura entre 41 y 42 grados que desencadenó cuadro inflamatorio en cerebro, pulmones, intestino, riñones, lo que puso  en riesgo su vida”.

En este sentido la ministro destacó la asistencia pre hospitalaria, desde que se retiró a Garay de la escuela de cadetes donde fue entubado y trasladado con asistencia respiratoria. “Si no hubiésemos tenido esa asistencia pre hospitalaria, no hubiese llegado con vida y es importante decirlo”, expuso.

En tanto ahondó en las actuaciones dispuestas desde el ministerio a partir del primer momento comentando que luego de ingresar 4 pacientes más ese primer día de instrucción, se decidió poner a disposición un equipo de emergencias que se trasladó  hasta la escuela de cadetes realizando la observación de los 82 alumnos que fueron sometidos a esta exposición.

“Este triage que se hizo en la escuela de cadetes desde las 22 horas hasta las 4 am, determinó que había deshidratados leves, moderados y graves. Se le dio rehidratación a los leves y moderados, y de los graves se mandó a internar a 4 cadetes más. Quiero remarcar que todo esto es trabajo de la salud pública, porque sin esta intervención no se hubiera hecho y si la asistencia pre hospitalaria no hubiese sido la óptima, no hubiesen ingresado en las condiciones que lo hicieron” detalló.

En el caso del paciente Garay quien falleció en la madrugada del sábado, indicó que todas las lesiones físicas y las intervenciones hospitalarias están documentadas incluso con imágenes, a disposición de fiscalía con el secuestro de la historia clínica, y la provisión de documento para que esto contribuya a la causa.

“Vamos a acompañar a las familias, es una decisión del gobernador para que se determine la responsabilidad de quién generó este daño para terminar con la vida de un joven, simbólicamente y emocionalmente con el proyecto de muchos riojanos que quieren proteger a los ciudadanos, creemos que tiene que haber un antes y un después de esto”, dijo.

Por su parte, el director del Hospital Enrique Vera Barros, reconoció el desempeño de todos los trabajadores del hospital. “Desde el camillero hasta el personal de limpieza, es todo un equipo que trabajó incansablemente. Nos dolió mucho lo que pasó porque somos personas, y comprendemos el sufrimiento de las familias a las cuales estuvimos acompañando desde el primer día, valoramos también el acompañamiento de la ministra de Salud que estuvo todos los días al lado de estos pacientes, y por otro lado reconocer el labor científico y académico que tienen nuestros médicos porque dieron todo”, relató.

“Tuvimos un paciente con altísimas probabilidades de fallecer en las primeras 24 horas, y luchamos hasta el último minuto. Deja un sabor amargo pero la conciencia tranquila de que se trabajó hasta el último por el paciente. Pero queremos dejar en claro que estamos preparados y el hospital tiene altísima complejidad para resolver estos casos”. 

En este sentido en cuanto a la situación del paciente Oropel, para quien la familia pidió el traslado a Córdoba, “el tratamiento en este hospital se podría hacer tranquilamente con un resolución del caso con un 99% de probabilidades de quedar sin secuelas”, manifestó.

“No hay pacientes en estado crítico, los que están internados es porque tienen los laboratorios alterados, por el esfuerzo que hizo el organismo todavía no está apto para dar un alta, pero creemos que en los próximos días se estará dando el alta a todos los pacientes” finalizó.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here