Personas desconocidas aprovecharon la ocasión de que en la vivienda no residía nadie, para violentar una ventana posterior y llevarse objetos de poco valor. Su hermano, realizó la denuncia y lamentó el no poder visitar el lugar con más frecuencia, para evitar este tipo de hecho.

El pasado martes en la noche, desconocidos ingresaron en la casa de Luciano Francisco “Kelo” Ávila, sujeto asesinado en la madrugada de noviembre del año pasado, aprovechando que la vivienda se encontraba desabitada.

 El hecho, fue advertido por el hermano de la víctima, César Claudio Avila, quien también realizó la denuncia pertinente, informó el jefe de la Brigada de Investigaciones, comisario Eduardo Bravo.

Según se pudo averiguar, a las 22:30 del martes último, ladrones ingresaron a través de una de las ventanas del hogar, ubicado en la calle Ingeniero Juan Carlos Vera s/n°, llevándose consigo una garrafa, una caja de herramientas y dos frazadas. Personal policial se encuentra investigando el caso.

A UN AÑO DEL ASESINATO DE “KELO”

Recordado el hecho, sucedido el 12 de noviembre del año 2015,

el comerciante Luciano Francisco Avila, conocido como “Kelo”, fue asesinado una madrugada, de una puñalada a la altura del corazón en una dudosa situación.

Las primeras versiones indicaban que la muerte de Avila había sido como consecuencia de un robo, pero horas más tarde que  lo acontecido su esposa, que había ingresado a la Policía en calidad de demorada, quedó detenida por orden del juez por haber confesado haber planificado junto a un familiar, la muerte de su marido.

De acuerdo con la historia que se habría podido reconstruir, el yerno de Paiges, identificado como Juan Alberto Palacios, ingresó al domicilio, aprovechando que el hombre dormía y lo asesinaron. Luego limpiaron toda la escena, maniató a una silla a la mujer y emprendió inmediatamente el regreso a Villa María, siendo detenido días después. el independiente.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta