Doña Elva de Lujan hace más de 15 años que comenzó a transitar el camino de darle contención a muchos chicos de Chamical, como catequista de la capilla del barrio virgen del Rosario, pudo observar la necesidad. Con la ayuda de su esposo Mario Lujan y Yolanda Britos, tienen que hacer de cocineros, limpieza y muchas veces hasta de psicólogos, ya que muchos de ellos están necesitando ser escuchados y que ellos finalmente se puedan expresar hace como si fuese su cable a tierra, doña Elva cuenta a nuestro medio que a veces tiene que hacer algún trámite a la hora de la comida de los chicos y su esposo Mario es el encargado de atender a los chicos. Comenzamos brindando estos niños una tasa de mate cocido y pan, luego nos extendimos a brindarles un servicio de comedor, estamos muy felices ya que hay un comerciante de Chamical que nos brinda un colaboración importante para que este funcione y hace unos días el diputado Sergio Brizuela nos realizó en nuestra capilla el cambio de la instalación eléctrica, cambio de llaves, térmicas y muy pronto también será la iluminación de la parte exterior de la capilla y la colocación de unos ventiladores, agradecemos este gesto principalmente por las personas que asisten, ya que este lugar funciona como capilla, catequesis, muchas veces de sala velatoria de nuestros vecinos y en el lugar está construido el comedor de estos 48 chicos que llegan de distintos lugares a alimentarse a diario, por suerte expresa doña Elva, siempre encontramos gente buena nos brinda una manito y naturalmente a Dios que nos brinda salud y en la parte económica nos podemos extender no solo a nuestras necesidades, sino también a la de estos niños que se están formando su futuro y para nosotros es importante poner nuestro granito de arena y ojala podamos ver cómo se van convirtiendo en hombres y mujeres de bien, que mediante el estudio y esfuerzo se conviertan en personas de bien, expreso.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta