Se trata de Leonardo Zárate, de 30 años, quien logró estudiar y convertirse en ingeniero agrónomo. Pero la historia de superación del joven es un ejemplo, ya que trabajó desde niño vendiendo sandwiches en la Terminal de Omnibus de Chepes y en la última década eso le costeó los estudios. Incluso, hasta hace semanas lo hizo. El presidente pidió conocerlo y luego lo puso de ejemplo para toda la sociedad argentina al lanzar el Plan Nacional de Juventud. Detalles.

Mauricio Macri lanzó el Plan Nacional de Juventud, destinado a promover la inclusión y el desarrollo de jóvenes a través de políticas públicas integrales, acto en el que inauguró la primera Casa Nacional del Futuro en Capital Federal.

En ese sentido, el jefe de Estado se mostró preocupado por la actual situación educativa del país: “Uno de cada dos argentinos no termina la escuela”.

Se trató del primer discurso del Presidente tras la serie de cacerolazos en repudio a los tarifazos de luz y gas que tuvieron lugar en distintos puntos, pese a que en ningún momento el mandatario se refirió a las protestas.

El proyecto busca promover la inclusión y el desarrollo de jóvenes a través de políticas públicas integrales mediante un espacio en el que los jóvenes encontrarán las herramientas para desarrollar sus propias iniciativas emprendedoras.

Pero un lugar destacado tuvo un joven riojano de 30 años. Se trata de Leonardo Zárate, quien fue invitado especialmente por el gobierno nacional por pedido del presidente de la Nación, que quería conocerlo y ponerlo como ejemplo para todos los argentinos y así lo hizo durante el acto, donde felicitó a nuestro comprovinciano.

Recordemos que Zárate es quien logró estudiar y convertirse en ingeniero agrónomo. Pero la historia de superación del joven es un ejemplo, ya que trabajó desde niño vendiendo sandwiches en la Terminal de Omnibus de Chepes y en la última década eso le costeó los estudios. Incluso, hasta hace semanas lo hizo.

En el inicio del acto, el Presidente le dedicó unas palabras: “Qué lindo poder decirte colega. Este testimonio que vos hoy compartiste con todos estos jóvenes, que están frente a la ilusión de encarar la vida de la independencia, de la libertad, porque es el momento donde ellos tienen que empezar a elegir a qué dedicarse, qué estudiar, en qué trabajar, dónde vivir”, le dijo Macri a Leo.

“La verdad, Leonardo, te felicito. Te agradezco que hayas compartido este momento con nosotros. Como vos dijiste, no tuviste casi infancia ni tiempo para jugar porque desde muy chiquito empezaste a trabajar, con la idea de poder superarte. Como vos dijiste, convencido que se podía. Que por más que las circunstancias no te acompañaran ibas a poner todo tu esfuerzo para salir. Yo quiero que realmente tu testimonio hoy nos permita a todos creer eso fundamental: que depende de nosotros , depende lo que hagamos cada uno de nosotros, que no está escrita la historia, la van a escribir cada uno de ustedes”, continuó el Presidente.

“Es tan importante tenerse fé, como se tuvo Leo. Eso es lo que mueve montañas. Y no es solamente una frase, es absolutamente verdad. Y obviamente, el desafío que tenemos nosotros como Gobierno es estar cerca, es estar trabajando para que el Estado esté presente. Porque si Leo hubiese tenido una Casa del Futuro como esta, seguramente hubiese logrado lo mismo con menos esfuerzo, que es lo importante. Y esta es la primera, estamos presentando la primera Casa del Futuro “, agregó Macri.

Antes de este encuentro, Leonardo contó cómo fueron los preparativos y la convocatoria: “Hace dos meses vinieron de Buenos Aires porque se enteraron de cómo me había recibido yo y me hicieron un video. Buscaban a una o dos personas destacadas en cada provincia, para hacer referencia de la juventud, y luego me llamaron y me dieron esta noticia, fue muy rápido todo”, dijo el joven de 30 años.

“Lo que se quiere hacer desde Juventud es decir que si se puede, que con un poco de esfuerzo se puede lograr los objetivos, yo me recibí en diciembre y solo conseguí unas horas docentes en Ulapes y una pasantía en la SAPEM de Chepes, hasta hace muy poco todavía vendía en la terminal, porque tengo tres hijos y no me alcanzaba y hasta que no tenga algo, seguro lo haré”, contó.

“Mis hijos son lo mejor, son muy buenos chicos, y estoy muy contento con ellos”, expresó.

Leonardo Zárate tiene 30 años y cursó sus estudios en la Universidad Nacional de La Rioja (Unlar) con mucho sacrificio: sus logros fueron por esfuerzo propio y el viernes último recibió orgulloso, acompañado por toda su familia, el diploma que le entregaron las autoridades universitarias en la unidad académica de Chepes, a 300 kilómetros de la ciudad de La Rioja. rioja virtual.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta